Únase a mi lista de correo para recibir los últimos post

<p>Muchas gracias¡¡¡ Comparte y haremos que el mundo del emprendimiento cambie.</p>

Me nombro exorcista del “Espíritu Emprendedor”

Uno se levanta por la mañana, como cualquier otro día del año a trabajar, se toma su café, compagina la vida familiar con la laboral, llevando a su hijo a la oficina y a preparar las entrevistas, eventos, estrategia de las empresas/startups que uno lleva desde Zarpamos Aceleradora y se encuentra con una mención de su amigo Jose Luis Casal en Twitter.

Es un artículo en Expansión, de su Director Miguel Angel Belloso con el título:

“Cómo impulsar las Startups en España”

Os podéis imaginar que tenía que leerlo, al ser mi labor diaria durante estos últimos 5 años y mi actividad personal durante ya más de 20 años. Inicialmente no sabía quien lo redactaba, en mi ignorancia pensaba, que era alguien experto en la materia y como experto, me refiero no a el enésimo teórico, sino a alguien que es una Startup, Inversor destacado en Startups, Emprendedor en serie, siempre del lado privado, no público.

Comienza con esta afirmación editorial:

todas las personas tienen, en mayor o menor medida, una innata capacidad para producir riqueza

Con las capacidades no se consiguen metas, sino con los compromisos y la utilización de las mismas. De nada valdría, si esta afirmación es cierta, por ejemplo, los 2,52 millones de españoles que han decidido ser funcionarios.

Seguimos con el artículo de opinión y ya entramos en los tópicos. No hay artículo que no se nombre a Silicon Valley o alguna de sus empresas:

El ex presidente de Google Eric Schmidt afirmó en una ocasión en una South Summit, el mayor encuentro de emprendedores e inversores del sur de Europa y de América Latina, que el 75 por ciento de los nuevos empleos en España los generarán las start ups.

Pues fíjese señor Belloso, no se si Eric Schmidt conoce el entorno emprendedor de España, pero usted sí debería, ya que se atreve a hablar de como impulsar una startup. Le cuento que aquí, emprendedores hay muchos, pero emprendedores que arriesguen su dinero o patrimonio, muy muy pocos, lo que hay es mucho emprendedor de fin de semana, emprendedor/público y buscador de autoempleo. Con este perfil, dificilmente las startups en España crearán el empleo suficiente para ser el motor económico. Otra prueba es irse a las universidades, donde están los jóvenes y preguntarles que quieren ser en un futuro: emprendedores, Funcionarios o trabajadores por cuenta ajena.

Yo lo hago cuando voy a contar experiencias y es desolador, la respuesta que se obtiene es aplastante y lo enlazo a su siguiente párrafo del artículo.

Yo creo que lo primero que hay que tener es la materia prima y esa es, fundamentalmente, gente muy joven, despierta y con ganas. Pero no cabe duda de que si nuestro sistema educativo favoreciese netamente el espíritu emprendedor…

Fíjese en este dato que se contrapone con lo de “gente muy joven”:

En 2015, los potenciales emprendedores contaban con una edad media de 39,4 años, que supone casi dos años y medio más que el mismo grupo de 2014.

Esa es la media de los emprendedores en España, no es la gente Joven y es que hay dos vías para emprender: por necesidad o por convicción.

La primera en un % muy alto lleva al autoempleo, hasta que se encuentra un trabajo por cuenta ajena, la segunda es la que conlleva la Resilencia que a todos nos apasiona ver.

Pero es que ninguna de las dos anteriores: necesidad o convicción, se pueden enseñar en Universidades o centros de estudios o como usted prefiere llamarlo: Templos de Emprendimiento.

Bueno realmente no los llama así, pero sí habla de “Espíritu emprendedor” y como católico le digo, que eso es cuestión de fe y estamos hablando de empresa y no de fe, sino de balances, ventas, conocimiento, innovación.

Por eso, me voy a poner en contacto con el Papa Francisco, para que me ordene Exorcista y me permita sacar ese “espíritu emprendedor” de los cuerpos de supuestos emprendedores, para que ya liberados, puedan volver a sus quehaceres habituales, también a los que escriben sobre emprendimiento sin serlo, a los Coaches, Mentores certificados, profesores de lo teórico, charlatanes predicadores.

Seguimos con los tópicos y se lo dice alguien que va a llevar a sus startups de healthtech a Telaviv en Octubre;

Pues lo mejor es ver qué se ha hecho o se hace por el mundo, desde la mítica Silicon Valley a Israel, una de las patrias de las startups.

Repitamos todos: Los ecosistemas no son replicables, los jóvenes, no tienen similitudes en los diferentes países, más allá de su edad.

Mucho tenemos que aprender de ellos es verdad, pero de la misma forma que tenemos que aprender de México, UK, Estonia, Francia…

Y es que hablar de nuevos cambios, innovación, disrupción y seguir etiquetando a los innovadores, disruptivos por sexo, edad, estudios o ubicación, no demuestra otra cosa, que, quien quiere liderar estos cambios, lo hacen desde la posición contraria, de los que no se enteran de lo que esta sucediendo en los modelos económicos asentados como tradicionales.

En Israel, por ejemplo, no importa fallar: casi se fomenta. La propia historia de Israel está llena de callejones sin salida

Nadie fomenta el fracaso, nadie lo fomenta nadie lo alaba, lo que se fomenta o alaba es la capacidad de encontrar nuevas oportunidades surgidas del aprendizaje en uno o varios fracasos. Sin entrar a definir fracaso, porque si se ha aprendido de él, sería un sistema de aprendizaje no de estigmación.

Y la parte que más me gusta, acorde con lo que usted potencia o alaba:

El modo correcto de enfocar este asunto es mediante una cooperación público privada. El Estado debe aportar parte de los fondos, pero los proyectos deben provenir de las empresas privadas.

Olé, olé y olé, que es muy español, como pedir que el estado sea el que esté obligado a asumir o liderar los nuevos emprendedores, aportar fondos por obligación. El estado debe acompañar a los emprendedores, pero no a todos, no con 5.000€ para poder captar 100.000, sino apostar por los que realmente son innovadores, tienen ya retorno en mercado y sobre todo, exigir garantías o retorno sobre inversión.

Seedrocket, Wayra (Telefónica) y Lanzadera son las tres incubadoras mejor valoradas por el ecosistema startup español. Muchas de estas lanzaderas son creadas por grandes corporaciones españolas y extranjeras preocupadas por el proceso de digitalización de sus sectores, otras parten de inversores y emprendedores experimentados. Conviene cuidar estas iniciativas y reforzarlas.

Son grandes es cierto y no entro en si son mejor o peor valoradas, esto va como siempre, según a quien preguntes y como le haya ido, pero no comparto lo de las grandes corporaciones liderando aceleradoras. Vuelvo a repetir lo que dije en un evento de Ehealth delante de dos grandes aceleradoras corporativas:

Yo como emprendedor no quiero a una gran corporación como socio, la quiero como cliente y no en exclusiva, porque me quiero quedar con su negocio, no quiero ser su proveedor.

disputa

Comparto con usted el último párrafo:

…las principales preocupaciones del sector, que no son otras que la lentitud y el exceso de burocracia, las dificultades para obtener financiación, y otras que no son muy distintas de las que quitan el sueño a la mayoría de las compañías como los costes laborales o la fiscalidad agresiva.

En definitiva, que en muchas reuniones con inversores especializados en Startups, con experiencia previa como emprendedores, en profesionales del sector, siempre nos preguntamos para cuando, empezaremos entre todos a ayudar de verdad a el ecosistema emprendedor español, contando la verdad de que emprender no es para todos, que no es la opción o la última oportunidad y que una Startup es emprender, pero que todos los emprendimientos no son startups.

Adelante

Anuncios

Un comentario sobre “Me nombro exorcista del “Espíritu Emprendedor”

Agrega el tuyo

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: